Redes Sociales

Por el tema actual, seguimos caminando en solitario hasta que esto pueda disminuir un poco y podamos volver a hacer caminatas grupales 🙁🤷‍♂️Así que este domingo, cerca de la 1 p.m. comencé una caminata en solitario, para subir desde el pueblo de Magdalena Contreras a la Coconetla y explorar un camino antiguo que usaban los ancestros para subir a este cerro para adorar a Tláloc y solicitar lluvias para el riego de sus milpas.



Leyendo las curvas de nivel y la morfología de la montaña, suponía que habría un camino que subiera directo por la arista noreste de este cerro, ya que actualmente hay dos rutas de ascenso muy conocidas, la que sube directo desde el cuarto Dinamo y la que sube desde el tercer Dinamo siguiendo una terrecería que rodea el cerro hasta su cumbre, pero quería encontrar esta tercera ruta.

Así que comencé a subir por la arista, topándome con una pared de rocas, las cuáles habría que escalar, pues según las curvas de nivel, 60 metros más arriba estaba menos vertical el ascenso, pero desistí hacerlo pues no llevaba equipo especial de escalada y rodee aquella pared, hasta que pude hallar un camino que lucía poco transitado, para mi suerte este ascendía de forma vertical y me conectó con la arista de la montaña y así poder llegar a la cumbre de la Coconetla por una ruta poco conocida.

Los paisajes por ese sendero eran sin igual, que no pude evitar detenerme para contemplar el horizonte por un largo rato alejado del todo para tratar de conectar con la nada, disfrutando de la esencia de la montaña y su sinfonía producida por el viento, el agitar de los árboles, el canto de las aves y la profundidad del vacío, que me animó a quedarme más rato tan solo para la contemplación y preparar un café para vivir el momento y del estar.

Después de dos horas disfrutando de un café, del lugar y del momento, decidí continuar mi camino. Originalmente mi intención era al llegar a la coconetla bajar al cuarto dinamo y de ahí subir al cerro tarumba, para luego bajar por el bosque de Sehuaya y regresar a la Magdalena Contreras, pero tenía el gusanito de explorar una brecha que no conocía, por lo que subí en dirección hacia el cerro de San Miguel y de ahí continué una brecha que suponía bajaba a alguna parte, pero a no más de 1.5km la brecha terminaba y de ahí seguía un sendero, por lo que con la curiosidad de saber a donde llevaba, me interné más en la montaña y seguí el sendero, hasta que llegó a pura maleza y el camino se desdibujaba, viendo ahí las curvas de nivel en el GPS pude ver que bajando directamente por la vertiente pudiera conectar mucho más abajo con la brecha que sube desde el tercer dinamo, por lo que comencé a bajar por donde se podía, hasta que encontré rastros de machetazos que supuse eran de algún pastor que intento abrir paso para sus chivos, y seguí ese rastro hasta que pude hallar un sendero que por la caída de árboles se perdía y había que buscar el rastro, así iba bajando hasta que pude escuchar el fluir del agua, por lo que subí para ver si mas arriba por la verticalidad de la montaña se formaba una cascada, pero no, aquel fluir del agua nace poco mas arriba, justo debajo de una roca y un árbol.

Seguí por el sendero hasta que pude encontrar de nuevo la brecha la cual ya estaba muy cerca del tercer dinamo, ya de ahí solo era seguir la ruta hasta terminar cerca de las seis p.m. esta aventura en el pueblo de Magdalena Contreras.

El objetivo de esta ruta se había cumplido, encontrar el antiguo camino directo a la Coconetla, explorar otros senderos que quería conocer, descubrir un lugar alejado para la meditación y contemplación y de paso disfrutar de un café en la montaña 🙂Aquí pueden ver el video completo de esta aventura 🙂

https://www.youtube.com/watch?v=BAp2Wd71uuQ

Facebook Comments Box
¡Atrévete a explorar! Y únete a nuestro grupo de Senderismo & Campamentos de Montaña en Mexico.
https://www.facebook.com/groups/senderismoycampismomexico