Mal de montaña ¿Porqué? ¿Síntomas? Prevención y tratamiento…

Uno de los síntomas más comunes en la montaña, es el llamado mal agudo de montaña también conocido como mal de altura, mal de montaña, soroche o hipoxia.

¿Porqué se presenta este síntoma?

Cabe aclarar que el mal agudo de montaña no es una enfermedad, más bien una reacción adversa a las condiciones del ambiente. En este caso por la disminución de la presión atmosférica lo que provoca disminución en la absorción de oxígeno por parte del organismo, esto ya que el aire tiene una concentración de oxígeno del 21%, 78% Nitrógeno y 1% de otros gases, lo que a nivel del mar por la presión atmosférica permite al organismo tener una saturación de este del 100% en la sangre, pero conforme se vaya ganando mayor altura sobre el nivel del mar, la concentración de oxígeno en el aire disminuye y por tanto menor capacidad de oxigenación se tiene en el organismo.

Ante esto los eritrocitos, que son células contenidas en la sangre, la cuál usan una proteína llamada hemoglobina o glóbulos rojos para poder transportar la sangre a través de todo el cuerpo como al cerebro, por lo que a mayor altura menor carga de oxígeno trasladan al cuerpo, lo que deriva en ciertas deficiencias del organismo para cumplir sus funciones vitales.

Gráfico que muestra el porcentaje de concentración de oxígeno por cada 1000 metros de Altitud.

https://animalderuta.files.wordpress.com/2013/05/oxc3adgeno-vs-altura.jpg
Fuente: https://animalderuta.com/2013/05/28/la-altura-y-el-oxigeno/

Síntomas.

Para una persona poco acostumbrada a estar en cotas superiores a los 2,400 msnm es común que pueda comenzar a sentir diversos síntomas del mal de montaña, como son:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Fatiga
  • Agotamiento físico
  • Agitación
  • Debilitamiento
  • Trastorno del sueño
  • Hinchazón de extremidades
  • Trastornos digestivos
  • Falta de apetito
  • Nauseas o vómitos
  • Problemas de visión
  • Pérdida de la conciencia
  • Edema pulmonar
  • Edema cerebral
    Estos síntomas pueden incrementarse gradualmente y pueden presentarse de varias maneras, desde presentar síntomas de bajo riesgo como dolor de cabeza o mareo hasta complicaciones severas que puedan tener desenlaces muy serios como Edema pulmonar o Edema cerebral.

    Otras condiciones que causan el mal agudo de montaña:

    • Vivir  cerca del nivel del mar y viajar hasta una gran altura.
    • Haber tenido la enfermedad antes.
    • Ascender rápidamente.
    • No aclimatarse previamente a la altitud.
    • El alcohol, cigarro y otras sustancias interfieren con la aclimatación.
    • Tener problemas médicos en el corazón, sistema nervioso o pulmones.

    Prevención.

    Para evitar el mal agudo de montaña, en días previos se recomienda lo siguiente:
    -Realizar caminatas de aclimatación.
    -Dormir adecuadamente a días previos.
    -Hidratarse correctamente.
    -Disminución de consumo de grasas.
    -Consumo de alimentos o bebidas que ayuden en la oxigenación sanguínea: té verde o infusión de jengibre  por ejemplo.
    -Jugo de limón para las nauseas.
    -Evitar el consumo de alcohol.

    Prevención durante el ascenso.
    -En lo posible hacer aclimatación previa antes de hacer ascensos abruptos mayor a 1000 metros.
    -En ascensos superiores a los 4000 msnm, se recomienda en días previos subir gradualmente montañas en cotas de 2500, 3000, 3500, para aclimatar al cuerpo e ir ganando glóbulos rojos, los cuáles están encargados en la transportación de oxígeno.
    -Ante falta de preparación previa o adecuada, durante la caminata de ascenso, subir a “paso de tortuga” para disminuir los síntomas por mal de montaña.
    -Abrigarse durante el ascenso.
    -Tener descansos para evitar el agotamiento severo.

Primeros auxilios.

En caso de presentar síntomas de  mal de montaña, lo primero que se debe hacer es:
-Parar la actividad física.
-Dejar que la persona repose para disminuir el agotamiento.
-Hidratación.
-Descenso
-Uso de tanque de oxígeno.
-Tratamiento Farmacológico.

Si los síntomas no disminuyen, entonces comenzar a realizar el descenso, de lo contrario los síntomas se pueden agravar. Al descender se podrá tener mejor recuperación del organismo.

Existen medicamentos que son auxiliares para el mal de montaña como el ibuprofeno , pues ayuda a desinflamar el cerebro, que ante la falta de oxígeno comienza a inflamarse llenándose de líquido.

Tratamiento farmacológico para casos más severos:
http://fundacionio.org/viajar/img/enfermedades/tabla%202%20Tratamiento%20del%20MAM.jpg
Fuente: http://fundacionio.org/viajar/consejos/mountain/mal%20agudo%20de%20montana%20diagnostico%20y%20tratamiento.html

Comenzar el descenso ayudaría a la persona a ir disminuyendo los efectos de mal de montaña, aunque a veces, los efectos de mal de montaña pueden tardar horas y hasta días en desaparecer. Lo recomendable es bajar a la persona de la montaña y solicitar el auxilio de profesionales de la salud para el tratamiento profesional adecuado.

Antes de aventurarte a caminatas de alta montaña, te recomendamos hacer caminatas previas de aclimatación en cotas inferiores de tu aventura final. Esto permitirá a tu organismo  la generación de glóbulos rojos y así tener mejor adaptación a la altura.

Importante: Recomendamos visitar a tú médico previamente, para que pueda analizar tus condiciones físicas antes de hacer cualquier aventura de alta montaña.

Fuente: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000133.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *