Redes Sociales

Les compartimos un recorrido rápido de una exploración de un cañón de altura ubicado en las faldas del Popocatépetl

¿Ubicación del cañón?

En las faldas del Popocatépetl, en la cota de los 4,100 msnm existen diversos cañones que desembocan en la gran cañada de Nexpayantla, un cañón que se forma en la parte noroccidental del Popocatépetl, específicamente bajo los arenales del antiguo volcán del Ventorrillo, también conocido como el Abanico, el cuál se formó durante el pleistoceno, periodo que comenzó hace más de 2 millones de años.

Historia y contexto de esta ruta

A un costado de este lugar, aún se encuentran los restos de un avión que se estrelló el 29 de Septiembre de 1949 directamente contra el Popocatépetl, donde falleció la actriz Blanca Estela Pavón, famosa por su papel de “La chorreada” en la película de “Nosotros los pobres” protagonizada también por Pedro Infante.

Exploraciones de cañonismo previas

En la década de los 80, el Cañón de Nexpayantla era uno de los rincones preferidos de los montañistas mexicanos, ya que dentro de este cañón se formaban grandes cascadas de hielo, las cuales podían tener entre 20 y 30 metros de alto, por lo que para los experimentados montañistas era una ruta extrema donde ponían a prueba no solo sus dotes para uso de cuerdas y rapel, si no también el uso de crampones y piolet por la progresión que tenían que hacer sobre los terrenos de nieve y hielo, ya que por la profundidad del cañón que podía alcanzar hasta hasta más de 150 metros y la altura, era un lugar que en temporada fría podía estar completamente congelado.

Anuncio
Café de Altura de Variedad 100% Arábica cultivada de forma orgánica en la Sierra Norte de Oaxaca.

Tragedia en el cañón

Desafortunadamente no todas las aventuras fueron historias de éxito en este cañón que cuenta con 8 cascadas, destrepes y cuevas de hielo, pues a finales de los 80, el 30 de octubre de 1988 para ser precisos, sucedió un trágico accidente en este gran cañón. En una aventura realizada por 15 montañistas a través de este cañón, en una de las últimas cascadas la cual tiene una altura de 20 metros, durante el descenso del último montañista, a escasos 5 metros del suelo, quedó atorado al bloquearse su descensor con la cuerda, uno de los guías del grupo, al ascender por la cuerda para ayudar a su compañero, en una maniobra fallida queda también suspendido en la cuerda, por lo que con el frío del agua de la cascada, ambos fallecen colgados de la cuerda.

Situación Actual de la ruta de cañonismo

Esta situación del accidente, sumando la erupción del Popocatépetl, el aumento del calor y disminución de los glaciares y la erosión de las paredes rocosas hizo que los grupos de montaña dejarán de recorrer esta gran ruta de aventura, volviéndose en cierta forma mítica y hasta prohibida, aunque en la actualidad debido al boom del senderismo, es común que decenas de turistas accedan cada fin de semana caminando solo hasta la última cascada de 20 metros también conocida como “La Bola”, quedando a la espera las más de 14 cascadas que hay dentro de este cañón para los más extremos aventureros que se atrevan a recorrer este cañón como los grandes montañistas de la vieja escuela, que nos marcaron una fantástica ruta de montaña y que se puede encontrar documentada en una topografía para quien se atreva a explorar.

Aquí en esta publicación compartimos fotos de las cascadas congeladas del Cañón de Nexpayantla
https://www.livethemountain.com/2020/07/24/nexpayantla-el-gran-canon-escondido-del-popocatepetl/

Anuncio

¡Nuestra aventura!

Por ello, este fin de semana no pudimos perdernos la invitación que el grupo de guías expertos de cañonismo de #CañonerosTodoTerreno nos hicieron para volver a recorrer este cañón.

Así que el sábado, cerca de las 6 a.m. partimos desde la CDMX, no sin antes pasar al pueblo de Amecameca para hidratarnos con un atole y cargarnos de energía con la barra energética ancestral también conocido como tamal.

Para de ahí subir hasta los 4,300 msnm hasta la Peña del Ventorrilo y tener un mejor panorama de nuestra zona de exploración y buscar por donde acceder.

Comenzamos a bajar por el costado oeste de la peña, hasta tocar un arenal, donde los pies se hundían hasta la rodilla, así hasta que aquel arenal se volvió un colador y luego un cañón rocoso, donde hubo que armar rapeles naturales y en algunos casos donde no había rocas ni árboles donde sujetar la cuerda de forma natural, hubo que taladrar la roca para colocar algún anclaje y así poder descender en rapel de forma segura.

Cerca de 9 rapeles tuvimos que armar, para poder descender por aquel cañón que en esta época no tiene agua, pero que en época de lluvias seguro todo cambia, un cañón nunca antes recorrido y que hubo que armar para conectarlo con una cañada que se encontraba más abajo, siendo el último descenso de este cañón fraccionado en dos partes, ya que tiene una caída de casi 80 metros de altura.

Al tocar la segunda cañada, fue caminar sobre terreno poco vertical alrededor de un kilómetro y medio, sobre el cauce del arroyo, los pastizales y destrepes entre rocas y troncos, así hasta que pudimos encontrar otra cascada de casi 15 metros.

Al bajar de esta cascada pudimos conectar con la última parte del cañón de Nexpayantla, por lo que subimos dos cascadas en contraflujo de este cañón y llegar hasta la zona conocida como Cruz de Coyotes, que es donde termina la parte técnica del cañón de Nexpayantla, una ruta donde ya pudimos ubicar para poder realizarla en próximo reconocimiento de este gran cañón de Nexpayantla.

Continuamos por la última parte del cañón de Nexpayantla, donde un recorrido de casi 3km por terreno rocoso, rodeado siempre de las grandes paredes del cañón, donde no hay opción de salida, más que continuar por el cauce del Nexpayantla, para así encontrar una caída de casi 20 metros, conocida como la cascada de “La Bola” por la gran roca atorada en la parte de arriba y que sirve como puente donde el agua pasa justo abajo de esta roca.

Ahí estábamos ya a los 3,400 msnm, habíamos descendido más de 500 metros desde que hicimos el primer rapel, debido al paso del tiempo, hubo que colocar un nuevo anclaje, el cuál me tocó instalar asistido por el guía máster de #CañonerosTodoTerreno, colocando los bolts y placas para poder sortear la última parte de este cañón.

Este rapel tiene casi 20 metros, bajando la primera parte de forma volada, hasta llegar a la mitad del descenso, donde hay una repisa y de ahí se baja más fácilmente teniendo de apoyo la pared del cañón.

Por la colocación de los anclajes, pensé que sería complicada la recuperación de cuerda, pero con la técnica usada la cuerda corrió bastante bien.

De ahí solo hubo que bajar por un rapel de 5 metros con una cuerda de plástico que es utilizada por los turistas que llegan hasta este lugar para trepar y poder admirar la cascada de casi 20 metros.

De ahí toca una caminata de 500 metros para salir del cañón, donde las paredes se estrechan formando un hilo de luz en el cielo, pudiendo tocar ambas paredes con las manos.

Al salir, eran ya casi las 6 p.m. a esa hora el cañón ya no es muy recorrido, pero pudimos encontrar a un señor de 72 años, quien nos comentó que su nombre es Leoncio. Don Leoncio un día antes había comenzado una peregrinación desde Cholula, Puebla con rumbo hacia Chalma, pero durante la bajada comenzó a sentir un dolor de rodillas, por lo que dijo a sus compañeros que más tarde los alcanzaría, aunque entre los caminos que descienden del Popocatépetl, se fue perdiendo, adentrándose más hacia esta cañada. Ahí estaba el sentado ya sin fuerzas y sin saber que rumbo tomar, por lo que lo asistimos con agua, unas barras energéticas, le conseguimos un bastón con una rama y lo apoyamos para poder conducirlo a la carretera, donde unos compañeros que se habían adelantando pudieron conseguir una camioneta que lo pudiera llevar al pueblo más cercano, donde los compañeros le proporcionaron un poco de efectivo, ya que el nos comentó que se dirigiría hacia el pueblo de Ozumba, donde esa noche sus compañeros de peregrinación acamparían.

Recorrido 3D GPS

Después de la aventura, pasamos por unos tacos al pueblo de Ameca y de ahí partimos de regreso a la Ciudad de México, después de esta exploración de montaña que valió cada tramo recorrido.

¡Video completo de la aventura!

Aquí pueden ver el video completo de esta aventura:

Agradecemos al equipo de guías de Cañoneros Todo Terreno por la invitación a explorar este cañón de altura, y por el conocimiento y experiencia compartida durante el armado del nuevo cañón que conecta con Nexpayantla.

Próximas Aventuras de Cañonismo!

No se pierdan nuestra próxima aventura de cañonismo en el cañón de “La Escodida” con sus seis rapeles a lo largo de nueve cascadas que tendremos para el sábado 26 de Marzo guiada por los expertos Cañoneros de Todo Terreno, una ruta de cañonismo que hace un par de años abrimos y compartimos para la banda montañista y cañonera 😎🤟🧗‍♂️💦🏞

Facebook Comments Box