Trekking de montaña: La Joya-Cascadas de la Iztaccíhuatl-Amecameca

Este domingo 19/01/2020 32 senderistas nos aventuramos por una bonita caminata de montaña poco conocida a través de una ruta de naturaleza pura, para visitar las diversas cascadas que escurren por las múltiples cañadas que se generan en la vertiente occidental de la Iztaccíhuatl como son Alcalican, Amilpulco, Ayoloco y Hueyatlaco.

Esta caminata como todas las que hemos hecho en los últimos cinco años no tuvo costo, el único requisito para asistir, es que tuvieran experiencia en media montaña y que hicieran una buena obra durante esta semana para donar ropa, juguetes o comida a personas en situación de calle en su barrio o colonia.

Durante la caminata, la niebla nos cubrió con su espesura, evitándonos admirar la nevada montaña pues la visibilidad era apenas de 15 a 20 metros, una ruta no recomendada para personas sin experiencia, pues no hay caminos marcados, por lo que si no se conocen las cañadas es muy fácil perderse y hasta encañonarse, más cuando la niebla nubla la visibilidad del caminante. El objetivo inicial era culminar esta aventura hasta San Rafael Tlalmanalco, pero el ritmo del grupo era lento, por tema de transporte y horario, al llegar al refugio “Casa de Piedra” en la cañada de Hueyatlaco, se decidió cancelar la ruta hacia San Rafael y de ahí mejor bajar por la cañada de Hueyatlaco, para de ahí internarnos por diversas cañadas donde los senderos se pierden entre la hierba, ramas y troncos caídos para pasar por otros arroyos y cascadas hasta encontrar una brecha de talamontes, para descender entre brechas, terracería y senderos marcados, donde ya una ligera brisa nos bañaba en el descenso, así hasta culminar la aventura en el pueblo de Amecameca.

#LiveTheMountain

Crónica: Xinántecatl – travesía de raíz a raíz.

Crónica.
Así fue la aventura de este 11 del 11 del 2018 en Live The Mountain, caminando desde las raíces del volcán Xinantécatl, comenzando 6:45 a.m. en Santa Cruz Pueblo Nuevo ubicado a 2,870 msnm cuando el pueblo aún despertaba para continuar su día a día, 32 caminantes con toda la energía comenzábamos este reto de montaña que implicaba subir a través de diversos senderos, brechas y caminos no trazados para llegar desde la raíz de la montaña hasta su cumbre.
 

Una travesía nada fácil, por todo el ascenso que implica, pero con una belleza sin igual, pues se comienza a caminar por diversos terrenos que van cambiando a medida que se va alcanzando mayor altura.
 
El sol despertando en el horizonte acompañaba nuestro andar que en principio sería entre sembradíos de alfalfa, coliflor, avena, maíz, papa entre otros vegetales que la gente trabajadora del lugar siembra aprovechando la bonanza de la tierra fértil en las laderas del Volcán.
 
El olor y color de la naturaleza alentaba nuestros pasos, así hasta pasar los diversos sembradíos, donde desde temprano ya se podía ver gente trabajadora arando la tierra.
 
A los 3,400 msnm comenzaba la pendiente a través de un bosque de pinos, siguiendo por el borde de una cañada para poder llegar hasta los 3,900 msn, para seguir por una de las aristas de la montaña entre pastizales de alta montaña, donde atrás la niebla comenzaba también su ascenso tras de nosotros.
 
Después de casi 5 horas y media de caminata con una mochila que pesaba casi 15 kilos ya estábamos en las lagunas del Chicnautecatl. La niebla jugueteaba con la cumbre, el sol deslumbrante y el viento nos hacían ver a la distancia la cumbre del volcán Nevado de Toluca; estábamos ya a 4,230 msnm, más de 1,400 metros de ascenso acumulado habíamos caminado a lo largo de 15 km y tan solo 400 metros nos separaban de la cumbre, la montaña se veía despejada y todo marchaba conforme a lo planeado.
 
Hasta ahí solo 20 de los 32 caminantes pudimos continuar el trayecto, ya que el resto no llevaba casco, el cual es un aditamento de seguridad obligatorio para poder seguir por la ruta hacia la cumbre y con toda la pena por todo el esfuerzo ya realizado se tuvo que cumplir esta medida de seguridad.
 
Conforme íbamos ascendiendo, en minutos la montaña comenzaba a tupirse de niebla que ya no se podía observar su cumbre, pero eso no impedía seguir nuestro ascenso, conforme íbamos subiendo una granizada y viento comenzaba a arreciar, la temperatura comenzaba a descender rápidamente pero eso no impedía seguir nuestro camino hacia la cumbre.
 
La montaña veía toda nuestra decisión para llegar a su cumbre, pero creo tenía otros planes, por lo que al culminar el arenal a los 4,450 msnm que era la parte complicada de ese ascenso, pues de ahí ya solo nos faltaba trepar 230 metros a través de las rocas para llegar a la cumbre, pero la montaña nos mostró su negación al desatar una fuerte tormenta eléctrica que al escuchar los relámpagos cayendo sobre la roca en la cumbre, sin mayor chisquido nos hizo dar vuelta atrás, pues ni la niebla, el viento, el frío, la temperatura y la nieve nos asustaron, pero una tormenta eléctrica si fue buen argumento de la montaña para hacernos desistir.
 
Así que comenzamos a bajar a las lagunas, acompañados de una hermosa nevada que en minutos cubrió la montaña de blanco. Para de ahí disfrutar un rato del espectáculo desde “El paso del Quetzal” donde mi teléfono por el frío dejó de marcar la ruta; para luego reagruparnos en la pluma del Nevado de Toluca con los que no habían ascendido y de ahí desviar la ruta original para bajar a Raíces a través del sendero de las antenas para llegar al parque Venados y de ahí culminar la caminata en el pueblo de Raíces.

5 rutas aún seguras de senderismo cerca de la Ciudad de México e iniciar con la práctica del montañismo.

En la actualidad debido al estrés laboral , el tránsito, los embotellamientos,  las grandes filas en las tiendas de autoservicio y un largo etcétera gracias a diversos factores provocados por vivir en una gran ciudad, genera muchas veces esa necesidad de desear escaparse  a la montaña.

Es por ello que aquí compartimos 5 parques naturales donde aún se puede ir a realizar senderismo aún de forma segura para entrar en contacto con la naturaleza, respirar aire puro, ver manantiales  y desconectarse por un rato de la ciudad.

Cascada Burbuja en Amecameca.
En las faldas de la Iztaccíhuatl, entrando por Amecameca, hay múltiples  senderos de bosque que conducen a diversas cascadas y arroyos, entre los senderos más disfrutables, está el sendero que conduce a la cascada de la Burbuja, un sendero que va bordeando todo el arroyo que desciende de la cañada de Hueyatlaco, un sendero muy angosto rodeado de árboles, donde el sonido del caudal hace relajante la caminata, así hasta internarse en la cañada donde en tiempos de lluvia, por la humedad, el verde de la montaña reluce por doquier.  Para llegar a este sendero, hay que llegar al pueblo de Amecameca, de ahí seguir la calle de insurgentes hasta llegar al camino al CIDEM, esta brecha nos conducirá hasta un estacionamiento donde podrá dejarse el auto y de ahí continuar por el sendero que rodea el arroyo para llegar a la hermosa “cascada de la burbuja”. Se le denomina “cascada de la Burbuja”, ya que por la erosión en la montaña provocada por la caída del agua, ha creado como una burbuja.

La imagen puede contener: planta, árbol, exterior, naturaleza y agua

Aquí les comparto una de tantas rutas ara llegar a esta cascada de la Burbuja.

Continuar leyendo “5 rutas aún seguras de senderismo cerca de la Ciudad de México e iniciar con la práctica del montañismo.”