Fuego Fatuo ¿Química o almas en pena?

Lo que los caminantes cuentan….

La creencia:
Antiguamente quienes viajaban de noche por la montaña entre senderos alejados pasando por pantanos o manantiales decían que por la noche podían ver espíritus atravesándose en el camino, algunos aseguraban que aunque estas “luces” parecían estáticas conforme los caminantes intentaban aproximarse estos fuegos fatuos parecían alejarse y nunca podían ser alcanzados; En la Europa medieval pensaban que estos fuegos fatuos eran seres malignos y era la causa que muchos caminantes se perdieran entre los antiguos caminos de Europa.

En países como Portugal, decían que el fuego fatuo era el alma en pena de los peones que ayudaban a enterrar el tesoro de los piratas, pues los peones después de haber cavado los hoyos para esconder los tesoros, estos peones eran sacrificados por los piratas por dos motivos, para no delatar el lugar del tesoro y para que su alma permaneciera como guardianes del tesoro escondido. Por ello estas almas en pena se les aparecían a los viajeros, para que pudieran descubrir el tesoro y así ellos poder descansar en paz.

En los diversos pueblos de México se tiene la creencia que son brujos o nahuales quienes logran trascender de la materia hacia la energía.

Lo que dice la ciencia:
La realidad desde el punto de vista científico refiere a que es pura química. Se sabe que los fuegos fatuos se pueden ver debido a la inflamación de varias sustancias, como el fósforo o los gases de metano, que se desprenden de materias animales o vegetales en descomposición. Cuando la fosfina entra en contacto con el aire, se oxida y expulsa gas formando pequeñas llamas a poca altura del suelo. Estas llamas, aunque suelen ser de un tamaño pequeño, habitualmente tienen un color azul o amarillo pálido y pueden verse más fácilmente a lo largo de la noche.

¿Quien alguna vez ha visto estos fuegos fatuos en alguna caminata nocturna?

Algunos compañeros ya los han visto durante caminatas y campamentos nocturnos que hemos realizado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *