¿Tú primera caminata nocturna? 11 recomendaciones para que disfrutes esta experiencia

Si caminar en la montaña es todo un disfrute por lo que se alcanza a ver, percibir y sentir, caminar de noche se vuelve aún más una experiencia única, pues agudizas los sentidos al palpar la montaña no solo con la vista como mayormente lo haces durante una caminata diurna, si no que los sonidos nocturnos despertarán tu imaginación al oír quebrar una rama entre la palizada, los olores que tú olfato alcance a percibir con las moléculas de las hierbas de la montaña te generarán una incógnita por saber que planta es o incluso tú piel al sentir el viento o hasta tener la “carne de gallina” al sorprenderte con algunos ojos brillosos detrás del bosque en la negra noche, que pueden ser solo de algún búho.

Ante esto, te compartimos unos tips para que disfrutes esta experiencia y no sea un calvario tú aventura nocturna, volviéndote un minuto cada segundo en espera del amanecer.

-iluminación. Ampliamente recomendable que no subestimes la parte de la iluminación, de lo contrario no podrás disfrutar mucho tu caminata. Es ampliamente recomendable que uses lámpara frontal para que tengas las manos libres durante la progresión en montaña. Existen lámparas de led, que disminuyen el consumo de batería
Lleva también un paquete de pilas extras, para evitar un imprevisto en dado caso.
Te recomendamos una lámpara de  100 lúmenes o más para que tengas mejor visibilidad en la montaña. Recuerda que tú lámpara no sea tan voluminosa, además que junto con las pilas no deben  pesar más de 200gr.

Ropa adecuada. Se recomienda que lleves ropa en tres capas, siendo la primera capa de un material sintético de secado rápido.
La segunda capa puede ser una sudadera polar que te mantenga abrigado.
La tercera capa es una chamarra aislante entre la temperatura ambiente y tu calor corporal, misma que también tiene que ser impermeable y de no mucho peso.
Se recomienda también el uso de mallas térmicas para que uses bajo tú pantalón de trekking y no pierdas calor corporal.

No lleves ropa de algodón. Por la sudoración de tu cuerpo la ropa de algodón se humedece por lo que con la combinación del viento, esto puede generarte enfriamiento.

Considera también el uso de gorros, guantes y bufandas que te cubran del viento y frío de la noche.

Lleva ropa interior cómoda, de preferencia sin costuras ni muy ajustadas para que no termines con un rozamiento que vuelva un suplicio tú andar por la montaña.

Te recomendamos llevar calcetas gruesas de lana, no solo mantendrán calientes tus pies, si no también te generarán un confort con el calzado para no causarte ampollas o fricción con tus botas.

Condiciones meteorológicas.
Previamente revisa las condiciones meteorológicas de la montaña, para conocer los pronósticos de lluvia, la temperatura y la velocidad del viento, para así prever cualquier situación en la montaña, incluso descartar tú aventura en caso que las condiciones no sean favorables.

La temperatura en la montaña disminuye aproximadamente 6 grados por cada mil metros de altitud en el día, esto varía dependiendo de la época del año y la latitud en la que te encuentres.
Durante la noche la temperatura disminuye considerablemente, hay regiones donde la temperatura del día y la noche puede tener hasta 50 grados de variación como en Siberia  y en otros solo 15 grados como en las regiones tropicales.

En las altas montañas de México en  época invernal la temperatura puede disminuir hasta los -15 grados(>4000msnm), en primavera la media montaña(<4000msnm) durante la noche puede estar cerca de los 6 grados centígrados.

Toma una larga siesta durante la tarde previa. Por el cansancio y el estrés de la semana, el sueño conforme avance la madrugada se vuelve más dominante, por lo que es posible que a media madrugada quisieras rendirte y quedarte dormido en el primer recoveco que encuentres. Ante esto, procura dormir por la tarde antes de comenzar tu aventura nocturna, para que la somnolencia no te domine a mitad de la caminata de montaña.

Lleva un termo. Un poco de café a mitad de la noche a nadie le cae mal, más si es a media montaña y ese sabor del café se mantiene aún caliente. Ante esto, trata de llevar un termo con café para que puedas disfrutar el sabor de la noche y de paso conseguir mantenerte despierto durante el transitar en la montaña.

Usa botas de montaña. Usa de preferencia botas de montaña, ya que están diseñadas para que tengas un mejor confort al caminar y le den mejor soporte a tus pies y tobillos al avanzar sobre terrenos agrestes. Al caminar durante la noche, es común no tener mucha visibilidad de la ruta, por lo que pueden haber tramos pedregosos donde puedas llegar a tener un ligero deslizamiento del pie, por lo que una bota de montaña podría ayudarte a tener mejor soporte y no terminar con un esguince.

No lleves tenis tipo converse, ni zapatos de suela lisa, tampoco botas con casquillo.

Identifica los periodos de la luna. En internet puedes encontrar el calendario lunar, donde puedes saber si habrá luna llena o luna nueva durante tu recorrido, cada fase lunar tiene su encanto, pues caminar bajo la luna llena genera una atmósfera peculiar a la montaña, pero también caminar bajo la penumbra de una luna nueva tiene su encanto.

Aquí puedes encontrar las fases de la luna:
https://www.calendario-365.es/luna/lunar-fases.html

Instala un App Estelar. Si no eres tan ducho para identificar las constelaciones en el cielo nocturno, te recomendamos que instales una App para observar el cielo nocturno, de esta manera exponenciarás tu experiencia en la montaña, al descubrir el infinito cosmos que estará sobre tus ojos a mitad de la madrugada.

Existen diversas Apps como Star Walk, Sky Map, Star Chart, Sky Safari, etc., que podrán ayudarte a identificar las constelaciones que tengas en el horizonte nocturno.

Organiza tú mochila. Adecua lo que vas a llevar en tu mochila para que no sufras en las paradas que realicen, así podrás más fácil ubicar tú comida, hidratación, equipo de primeros auxilios y supervivencia.

Usa una mochila con diversos compartimentos con sujeción de hombro y cadera. En cada compartimento pon por separado tú equipo de primeros auxilios y lo básico de supervivencia. En la parte inferior de la mochila coloca lo que menos vayas a usar, como cuerdas, cintas de seguridad, poco más arriba coloca tú ropa abrigadora extra y más a la mano pon tu comida e hidratación.

En una bolsa más accesible pon tu ración de marcha, chocolates y dulces que puedan date energía durante el recorrido.
En una compartimento especial coloca tú lámpara, pilas extras, manta térmica, etc.

Lleva un impermeable térmico. Un impermeable térmico no solo es de gran ayuda bajo algún chaparrón, si no también puede ayudarte a mantener tú calor corporal en las paradas nocturnas y aislarte del viento y frío.

-Conoce la fauna. A pesar de la noche, la fauna en la montaña también tiene significativa actividad durante la noche. Por ello es bueno enterarse de que animales existen en la montaña que vas a transitar, pues no es lo mismo que te aparezca un tejón a mitad de la montaña a ser sorprendido por un jaguar.
Generalmente la fauna silvestre evita el contacto con el ser humano, por lo que no temas si entre la obscuridad de la montaña escuchas ramas quebrándose, quizá sea un jabalí o hasta un coyote, pero si vas en grupo no tienes mucho de que temer, aún así nunca subestimes a la fauna salvaje para evitar ser sorprendido y tener un trago amargo, siempre está atento en cada paso que des 😉

Estos son tan solo algunos de muchos tips para tú primera caminata nocturna. Recuerda, camina en grupo, siempre a un ritmo no tan rápido, no te despegues del grupo, lleva el equipo adecuado para tú aventura y ¡Disfruta!

En nuestra tienda en línea podrás encontrar diversos accesorios como gorras, impermeables, raincovers y sudaderas térmicas que podrán ser de gran ayuda durante tu aventura nocturna.

Una respuesta a “¿Tú primera caminata nocturna? 11 recomendaciones para que disfrutes esta experiencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *